Nuestro hogar – El amor

Astral_City-796835827-largeUna de las ventajas de tener niñ@s pequeñ@s es que, de vez en cuando, a las 4.30 de la madrugada, después de un buen rato de “actividades paternales” el sueño está esquivo y surgen oportunidades para aprovechar las horas y poder, por ejemplo, leer un buen libro, escribir un post, o, como en esta ocasión, acabar de ver una película que hacía días tenía a medias.

Y de lo que me movió esta película va este escrito. Para los que la hayáis visto ya sabéis de qué película hablo por el título del post y la imagen que acompaña. Se trata de “Nuestro Hogar” (Nosso Lar en su versión orginal). Y más allá de que creas o no en la vida después de la muerte, más allá de que creas o no en que esto que vivimos es tan solo una experiencia física dentro de nuestra experiencia de evolución como alma, más allá de creas o no en la re-encarnación, más allá de que creas o no en la capacidad de comunicación entre los que estamos aquí y otros seres en otros planos de conciencia (almas, espíritus, o como les quieras llamar), más allá de cualquier creencia espiritual (o religiosa) que puedas tener, la película muestra, al menos, una opción de aprendizaje enorme: Vivir desde el amor y el desapego.

No voy a explicar los entresijos de la película para que quien desee verla lo pueda hacer a gusto, tan solo voy a hacer algunas alusiones a algunos temas básicos que no le quitan (quizá le pueden sumar) interés al film.

Se trata del relato que realiza una persona al morir e ir a parar a un lugar en el que su ser es sanado espiritualmente. Al morir, pasa por una especie de “purgatorio”, donde tan solo hay dolor y desolación. Y el siguiente paso es la “salvación” para poder sanar-se. La película está basada en los escritos de Chico Xavier, quien afirmó que eran textos canalizados según lo que los espíritus le transmitían.

Lo que recojo aquí es tan solo lo que muestra la cinta que considero totalmente aplicable a nuestra vida actual (el aquí y ahora que conocemos en esta existencia física). Si, diría que mucho de lo que muestra esta película es aplicable a nuestro día a día, para poder vivir realmente de una manera más plena. Al final, lo que se logra, es un estado de felicidad (léase paz) y amor. Un amor real y sincero, un AMOR en mayúsculas por todo y por todos, y un desapego que permite vivir los sucesos con consciencia y plenitud. Y aquí me gusta puntualizar algo sobre el desapego, algo que he leído de diversos modos en diversos lugares y que viene a decir “El desapego no significa que no puedas poseer algo o desear lograr algo, si no que ese algo no te posea a ti” o sea, vivir desapegado no quiere decir tener que vivir sin nada, apartado de todos y todo, renunciar a una vida más cómoda o con más relaciones, si no, vivir con todo lo que me hace sentir bien y disfrutando de ello, sabiendo que sin eso o esa persona, mi vida continúa siendo mía y llena de sentido y armonía. Y precisamente ese significado es lo que permite vivirlo más plenamente, desde el amor más puro (no la necesidad) y, desde ahí, lograr una mayor plenitud.

Sin más, os invito a verla y a opinar sobre lo que os ha transmitido. Yo, personalmente, creo que realmente estamos mucho más unidos a todo de lo que muchas veces pensamos, y que podemos disfrutar de esa conexión con algo más y también con nosotros mismos, de una mejor manera.

Como resumen, para mi, nuestro hogar, es el amor, y viviendo en el amor, todo lo demás fluye.

Para el que sienta que para lograr esa paz, esa armonía ese desapego, esa felicidad…. un acompañamiento puede serle útil, dejo un link a una promoción actual muy interesante. Pack Maratón Catalyzing.

Quietecit@ vs adaptativ@

bambú

Hace ya un tiempo que ronda por mi mente escribir sobre este tema, y hoy por fin coge forma física para poderlo compartir.

El título del post hace referencia a dos opciones básicas que tenemos:

1) Mantenernos en nuestra zona de confort, no tocar nada, quedarse con aquello de “mejor malo conocido que bueno por conocer” (si, aunque duela verdad?), confiar en que todo va a seguir siempre igual, y, cuando algo cambia, quejarnos por que alguien (ya sea persona, fuerza de la naturaleza o quien decidamos culpar) nos ha cambiado las condiciones de aquello que era LA REALIDAD. Y si no nos gusta el cambio, quedarnos inmóviles esperando a que “Alguien” nos devuelva lo nuestro.

2) Movernos, avanzar, atrevernos a probar cosas nuevas, a tomar la vida y los cambios como desafíos, a dedicar energía a lograr aquello que quiero, bailando con la canción que suene en cada momento.

Está claro que hay muchos factores que afectan a cómo actuamos de manera habitual, y que la misma persona puede que en diferente época esté experimentando más una manera o la otra de actuar.

Considero que es mucha mejor opción la segunda, ya que queramos o no, la vida evoluciona, está en continuo movimiento, dicen que es como ir en bicicleta, que si te paras te caes, y, como decía Buda, “Lo único permanente es el cambio”. Así que, viviendo con esa capacidad de adaptación (que también otorga resilencia para los momentos más difíciles) es más fácil sentirse/ser feliz.

Para poder vivir con esta capacidad de adaptación, de aceptar los cambios como retos y oportunidades, y sentirnos cómodos con ellos, tener una buena base, unas raíces sólidas, haber experimentado seguridad, amor y apego siendo bebés y niños, es fundamental, por lo que regalar eso a nuestr@s hij@s es de lo mejor que podemos hacer. (de ahí la foto del bambú, como símbolo de fuertes raíces y resistencia gracias a su flexibilidad)

Y si, por ahí vino la idea original, por Nahual (nuestro hijo de 2 años). A finales de 2014 nació su hermana, y en marzo (justo antes de que el cumpliese los dos años) nos mudamos, cambiando también de guardería. Para él los cambios fueron, entre otros:

– Dejó de recibir todas las atenciones (no digo que dejó de ser hijo único ya que no lo era por tener 3 herman@s no nacidos con vida – comento algo más sobre esto en otro punto)

– Cambió de vivienda

– Dejó de dormir en el dormitorio con nosotros para dormir en su propio dormitorio.

– Cambió de guardería, dejando compañeros y cuidadoras conocidos por nuevas personas con las que compartir varias horas al día.

– Cambió los lugares por los que pasea

Y antes de todo esto, algunas preguntas que nos rondaban eran si sería capaz de adaptarse, si no sería muy duro para él tanto cambio, si le afectaría a su desarrollo……

Y resultó que se adaptó a todo ello con gran facilidad, quizá el que mejor de la familia ;-). Eso no quita que haya tenido alguna reacción de celos normal con su hermana, o que nos reclame de vez en cuando alguna atención más de la que recibe, o que nos muestre su desacuerdo cuando lo dejamos en la guardería. Pero su capacidad para disfrutar de la vida es muy superior a todo eso, y los cambios para él han supuesto motivaciones. Así que eso me hace pensar que, realmente, tiene unas buenas raíces (me hace sentir bien, y orgulloso de Anna, mi mujer, y de mi mismo).

Y este fin de semana han sucedido varias cosas que me reafirman en que esta manera de vivir es más saludable:

1) El viernes por la tarde estuve con unas cuantas mujeres embarazadas en el centro Yoga Omnium, en Sant Andreu (Barcelona) a las que les presenté el acompañamiento durante el embarazo a través de HipnoParto. La aceptación fue muy buena, y todas ellas estuvieron de acuerdo en que se pueden cambiar muchas cosas para disfrutar más de esta experiencia, incluyendo el momento del parto. Eso si, saben que, aunque su lógica les permita pensar de modo positivo, los aprendizajes recibidos están muy adentro y salen de manera automática muchas veces. Y allí está el reto, en atreverse a cambiar realmente, desde dentro. Gracias a todas las asistentes (puedes ver más sobre HipnoParto aquí)

2) El sábado también estuve con un grupo de mujeres en el taller que ofrecí en Espai Daleth de Comunicación Asertiva, relaciones y PNL (si, solo vinieron mujeres a esta edición). Y me encantó escucharlas, verlas y sentirlas, saliendo de su zona de confort, decidiendo hacer cosas para cambiar y ser más felices, especialmente dependiendo de las experiencias por las que estaban pasando en estos momentos de sus vidas. El taller es retador, y ellas se atrevieron a bucear para realmente hacer algo diferente. Gracias a todas las participantes (para el que quiera más info, el 13 de junio ofrecemos nueva edición)

3) El domingo estuvimos comiendo con varios ex-compañeros de trabajo de hace ……. unos 15 años!!!! Si, cuando yo me dedicaba a las finanzas. Y estar con ellos, me reafirmó en que mi evolución y adaptación ha sido muy positiva para mi. Guardo de la época muy buen recuerdo, y son personas bellísimas con las que es un placer compartir, y eso es compatible con saber que si me hubiese quedado quieto, o dejándome llevar por la corriente, me sentiría triste y vacío.

4) Este fin de semana ha nacido en facebook el  “Grup de Dol gestacional i neonatal Catalunya” destinado a facilitar las sinergias entre personas que han experimentado la muerte de un bebé durante la gestación o al poco de nacer. Y eso si que son experiencias que le sacan a uno, si o si, de su zona de confort. Así que, muy orgulloso de que Anna, mi mujer, haya gestado y parido este grupo donde las personas que forman parte pueden, entre otras cosas,  compartir experiencias, encontrar recursos, contactar con personas geográficamente próximas para crear sinergias, dar visibilidad a este tema, y, de este modo, adaptarse mejor a la nueva situación, ser más resilentes, y poder, al ritmo de cada un@, llegar a vivir con amor libre de dolor.

Así que, lanzo desde aquí un soplo de ánimo para tod@s para que seáis flexibles, adaptativ@s, pro-activ@s, viv@s, ….. FELICES!!!! (o si quietecit@s estáis bien, disfrutarlo; eso si, si te quejas piensa si realmente estás bien)

Una idea absurda – como la mayoría de las que consiguen avances significativos

El rescate a la banca es un hecho. ¿Se ha realizado de la mejor manera? No estoy seguro dado que me dedico al acompañamiento a la mejora personal y no a las altas finanzas y la macroeconomía. Aunque tengo un pasado financiero con formación y experiencia en el tema, lo mio son las personas. Y ésto trata de PERSONAS.

  • Trata de todos los que han sufrido desahucios por no haber podido hacer frente a hipotecas de precios desorbitados que las entidades financieras “colaboraron a convencer” que eso no era nada, que los precios subirían y que el tipo de interés era bajo y podían incluir el coche o las vacaciones en el global (que conste que no eximo de la parte de responsabilidad a los que firmamos).
  • Trata de todos los que están en situación de desempleo por los ajustes realizados en las empresas.
  • Trata de todos los jóvenes que todavía no han tenido un empleo y creen que no lo tendrán en mucho tiempo, estudien o no lo hagan.
  • Trata de todos los autónomos y propietarios de Pymes que no pueden invertir en I+d+i por no tener acceso a crédito y a su vez no se atreven a crecer en caso de que exista la oportunidad.
  • Trata de las empresas que se plantean una re-ubicación en mercados en crecimiento abandonando de esta manera la contribución a nuestra recuperación.
  • Trata de todos los que nos planteamos si llegaremos a la edad de jubilación o si ésta sera la zanahoria delante del burro y tendremos que generar hasta el último aliento.
  • Y trata, de muchas otras cosas, y , al fin y al cabo, de todas las familias, de todas y cada una de las personas de esta sociedad.

Y aquí viene el planteamiento, que quizá llegue tarde, que quizá sea totalmente inviable, que quizá sea una insensatez, pero que quizá todavía pueda estudiarse y llevar a algo mejor que el camino por el que parece que vamos, que me da la sensación que es de “parchear” la situación. Por lo que he podido entender, creo que el problema se podría resumir en que el sistema bancario es propietario de una gran cantidad de bienes inmuebles, algunos que provienen de desahucios y muchos de promociones no vendidas al publico. Estos inmuebles están sobrevalorados y no son convertibles en liquido, lo que hace que las entidades financieras no dispongan de flujo para abrirse al crédito a la vez que les es complicado obtener crédito exterior a un precio razonable. Aparte de esto, al estar sobrevalorado en su balance, deben provisionar unas perdidas por el diferencial entre el valor de su activo y el valor “real” a la fecha. Que los bancos tengan resultados negativos en uno o varios ejercicios, no debería ser un problema dado que su patrimonio esta suficientemente provisto de reservas.

Y aquí viene la propuesta:

Nada de rescate. Lo que necesita el sistema es liquidez. Pues el gobierno de España y los gobiernos de las diferentes CCAA, apoyados por el BCE y por los organismos pertinentes a nivel europeo o mundial, podrían constituir una sociedad. Esta sociedad, de capital público, compraría los inmuebles de las EEFF a un precio ajustado (quizá la mitad del valor en libros). Nada de “regalar” dinero, ya sea directamente o con créditos con tipos inferiores al rendimiento que obtienen las EEFF por la compra de Bonos. Estas viviendas servirían para ponerlas, todas, a un alquiler social subvencionado para quien lo necesita, facilitando a la vez la reducción de otras ayudas si con la vivienda a precio reducido es suficiente. De esta manera nadie (salvo que lo elija) viviría en la calle, y los jóvenes, aún sin grandes salarios, podrían independizarse antes de ser abuelos. Para compensar a los que estamos “pringando” con hipotecas elevadas, y equilibrar los precios de mercado al valor real de hoy, tanto de venta como de alquiler, las EEFF condonarían una parte de las hipotecas pendientes (30%??). Esto afectaría en perdidas de las EEFF, que podrían repercutir en varios ejercicios, pero no excesivamente a la liquidez actual. Quizá también afectase a algunos especuladores.

Ésta reducción en la hipoteca serviría a su vez para liberar la disponibilidad real de muchas familias, evitando las altas tensiones financieras y reactivando el consumo de manera moderada. Sería una puesta a “cero” de las EEFF, que dispondrían de liquidez, por lo que podrían “abrir el grifo” de créditos a las empresas, pudiendo recuperarse, por mínima que fuese la generación de puestos de trabajo. Y con todo esto, una ley que realmente buscase la justicia social en las empresas y evitase salvajadas como las que estamos oyendo, especialmente en las organizaciones públicas, semi-públicas y EEFF, limitando los ingresos de la cúspide empresarial en relación con la base (ver los ejemplos de Triodos o La Fageda en el programa “Re-iniciando España” de Salvados).
Tan solo sería algo que permitiría un inicio de la recuperación. A parte se debería realizar una racionalizacion de los organismos públicos y todos y cada uno de los que formamos parte de esta sociedad deberíamos enfocarnos en una mejora global y pasar a una cooperación real, abandonando las competiciones (entre otras cosas por ser el que más cobra y, por supuesto, por ser el que mas roba).

Deseando que sirva de inspiración para los que si deben dedicarse a gestionar el país, y esperando algún día ver algo similar, mando un abrazo a todo el que desee compartirlo conmigo.
Oscar Guirado (ex-financiero dedicado desde hace ya un tiempo al acompañamiento a la mejora personal)