Otoño, perfecto para dejar ir!!!

otoño

Pues si, ya estamos en Otoño!!! Tras un verano de contrastes, con días muy calurosos y con mucha más lluvia de la habitual, el otoño ya ha llegado y lo ha hecho con fuerza, recordándonos que es una época perfecta para pasear en manga corta bajo el sol abrasador, con una chaqueta cerca para cuando el sol se oculta y el viento decide acariciarnos, y siempre preparados para poder mojarnos con una lluvia suave o intensa.

Y si, está época, en la que la naturaleza permite renovarse, dejando ir las hojas y las flores que surgieron en primavera y que en verano nos procuraban sombra, nos da la gran oportunidad de hacer lo propio. Es una época perfecta para poner conciencia sobre aquello que ya no nos es útil, para fijarnos en aquello que, aunque en el pasado nos hiciese felices, nos aportase seguridad, nos diese tranquilidad, …. ahora ya no nos sirve de la misma manera y que impide el nacimiento de algo nuevo. Así que es perfecto que empieces a fijarte en lo que deseas que sea diferente, a que mires lo que te pesa y te impide sentirte ligero como un árbol totalmente libre de hojas, para, de esta manera, poder dirigir la energía dónde es importante para ti, crear las bases para el nuevo florecimiento.

Es genial dedicar el otoño a despojarse de todo lo que sobra, y así prepararse para iniciar el nuevo año totalmente ligero, ahorrando energía y dirigiéndola hacia tu ser creador, hacia esa parte que tu también tienes que te permite crear la vida que deseas para el nuevo año. Así que te invito a que aproveches este regalo de la naturaleza que es el otoño, y si sientes que que un acompañamiento te puede ser de utilidad para hacerlo de un modo más eficaz y eficiente, sabes que el CATALYZING®  te ofrece esa opción. Disfruta del proceso, ya sea solo o con mi acompañamiento. Un gran abrazo otoñal!!!!

Y estate atent@ a mi página de facebook ya que en breve haré un sorteo que seguro que quieres participar. Asegúrate de enterarte del sorteo dándole ahora a “me gusta” a mi página. Y compártela con tod@s aquellos que estén interesados, ya que se pueden beneficiar personalmente y/o si ganan algo en el sorteo utilizarlo para regalar.

Acompañamiento en TU mejora- Oscar Guirado – El Salón de los Espejos

Silla ligera, alma pesada

2014-09-04 09.38.41Hoy escribo sobre algo que no acostumbro, mis emociones. Coincidiendo con el inicio de septiembre, un mes cargado de energía para iniciar cambios, mejorar, lanzarse a nuevos proyectos…. nuestro hijo, Nahual, ha iniciado la guardería.

Lo está haciendo siguiendo un período de adaptación, en el que, como dice su nombre, se supone se va adaptando a ese nuevo entorno de manera progresiva.

Seguramente es así, y estoy convencido de que en algún momento disfruta y todavía disfrutará más de sus compañeros, los juegos, las canciones, etc… Pero, y hago valer el pero, la sensación estos días, volviendo a casa tras dejarlo en la guardería, es la del título del post:

La silla la siento muy ligera, y esa ligereza de la silla de paseo va co-relacionada con la pesadez en mi alma, en mi estómago, en mis lágrimas.

Porque dejarlo en un lugar llorando, sabiendo que lo pasa mal, que siente que lo abandonamos, es una sensación que no debería suceder. Se que podría hacerlo mejor. Se que de algún modo podría lograr dejarlo sintiéndose él allí feliz y tranquilo. Y se que en breve se sentirá así, pero me gustaría haber hecho cosas diferentes, haber seguido más el instinto y haber vivido estos días con más amor, paciencia, y de la mejor manera para él, independientemente de algunos consejos recibidos.

Y creo que esto le sucede a much@s niñ@s y madres/padres. Y en gran parte seguro que se podría mejorar mucho a nivel general. Tenemos la suerte de que Nahual no ha iniciado la guardería hasta pasados los 17 meses, después de haber podido estar 11 meses de manera continuada con Anna, su madre, y de los 11 a los 17 conmigo a sus abuelas por las mañanas y con su madre (mínimo) por la tarde. Much@s niñ@s viven esa situación mucho antes, y seguro que la emoción es aún mayor, ya que su nivel de seguridad y confianza es menor a menor edad.

Y algo que me sorprende muchísimo es ver a los padres (y en especial madres, que el porcentaje de las que llevan a l@s niñ@s a la guardería es mayor), dejar a sus hij@s llorando e irse tranquilamente. Quizá luego se sienten de una manera similar a como lo hago yo. Quizá no tienen otra opción ya que muchas veces “toca” entrar a trabajar. Y yo me pregunto… ¿Tan anestesiada está nuestra sociedad? ¿Tan fríos nos hemos vuelto para poder vivir tal como lo hemos organizado? Estoy convencido que muchas personas lo viven con total tranquilidad (al menos consciente) y repiten eso de “es normal, es la primera semana, luego se acostumbran”. Y ¿para qué queremos que se acostumbren a dejar de llorar? ¿No sería más normal que pudiesen vivir su infancia con confianza y alegría?

El día que se consiga una baja maternal(maternal-paternal) de mínimo 2 años, l@s niñ@s crecerán más estables, con unas raices más fuertes que les permitirán ser más flexibles a la vez que seguros de ellos mismos, y la sociedad será mejor. Así, quizá nuestr@s hij@s no experimentarán esa sensación de Una silla ligera, con el alma pesada.

Por mi parte, tengo claro que puedo y quiero hacer más, y cada día pruebo algo diferente para lograr que Nahual esté mejor cuando se queda en la guardería. Y hay muchas cosas que he ido aprendiendo que aplico para poder gestionarlo mejor, para yo estar mejor, y para poder transmitirle ese bienestar a mi hijo.

Para todo aquel que le interese saber más de algunas de estas opciones para gestionar mejor las emociones y vivir con más conciencia y más recursos disponibles, podéis leer lo que he preparado para un “septiembre perfecto para tu mejora”

 

El Norte Personal

Puesta de solHace días que pienso sobre el Norte Personal. Sobre el mio y sobre el de personas a las que acompaño en procesos de mejora. Y, como es habitual, surgen las sincronías para poder profundizar en el tema, ampliar las redes neuronales que unen conceptos diversos y poder escribir algo que pueda interesar a alguien más (si es una sola persona me doy más que por satisfecho).

Este mes de noviembre he cumplido 38 años. Muchas personas hablan de la crisis de los 40, de cambios, de sentimientos de replantear necesariamente la existencia, etc… No creo que sea mi caso, ya que me planteo mi vida, quién soy, y hacia donde voy desde hace, al menos, unos cuantos años. Eso si, los días cercanos a ciertos aniversarios (el de mi nacimiento, el de la muerte de mi padre o el de inicio de cada año) me facilitan todavía más una conciencia mayor sobre ciertos aspectos.

De repente, otro día del mes de noviembre, paseando a Nala (nuestra perrita) observé dos imágenes muy diferentes, e igual de magnéticas, en pocos minutos. La primera era la luna, casi llena, mostrándose en el Este del firmamento todavía con algo de luz de día al atardecer. La segunda era el sol, poniéndose por el Oeste, con una estampa preciosa. Hice dos fotografías de esas imágenes, y luego me surgió esto:

“El sol se recoge tímido por el Oeste, Mientras la luna se muestra enérgica en el Este. Gracias Sur por tu continuo impulso. Ahora Re-Conozco mi Norte.”

(como apunte curioso, o yo así lo encuentro, comentar que este mes de noviembre ha tenido dos eclipses, un eclipse solar total con la luna nueva y uno de luna con la luna llena)

Y al día siguiente leí esta otra frase:
“Hay dos días importantes en la vida de cualquier persona. El día que nace, y el día que descubre el para qué” (William Barclay)

Y todo esto mientras me formo como facilitador de Hipno Parto®, que le da importancia a “dar vida a la vida”, y que extrapolo al día que “re-nacemos” al conocer el Para Qué nacimos (de ahí el Re-conocer, dado que en la esencia de cada cual creo que ya existe).

Y ahí están esas sincronías, la importancia de nacer, de hacerlo con conciencia, de dirigirnos hacía donde queremos, para algo concreto, como parte de un proceso personal. Y en mi Norte personal está el de acompañar en la mejora, en muchas ocasiones hacía esa búsqueda del para qué, o del cómo para dirigirse a ese para qué, de las creencias que nos frenan, de los aprendizajes que nos limitan, de los pensamientos, las acciones, los resultados y las emociones que con eso logramos, y entre todo esto tengo la oportunidad de ponerle la guinda al pastel acudiendo ante ayer a la presentación del libro “Deja de ser tú” de Joe Dispenza, en la que él, acompañado de Gaspar Hernàndez comp presentador, nos volvió a recordar que para ser diferentes, para ser la mejor versión de nosotros mismos, para ir hacia donde queremos ir para conseguir ese PARA QUÉ estamos aquí, muchas veces es necesario desaprender, para re-aprender, pensar de manera diferente, para lograr actuar, como decía Einstein, desde un plano diferente al de la creación del problema, para conseguir resultados diferentes que nos generen emociones diferentes y generen nuevas conexiones neuronales que faciliten ese cambio de personalidad para lograr SER MI MEJOR YO, MI YO ALINEADO CON MI NORTE PERSONAL, MI YO FELIZ DE REALIZARME FLUYENDO CON MI ESENCIA.

¿Conoces tu Para Qué? ¿Te interesa conocerlo? ¿Qué haces para conseguirlo? ¿Quién eres? ¿Que cantidad de TI eres de manera habitual? ¿En que grado de congruencia con tu esencia vives?