La importancia de Sam – El papel del Padre

sam y frodo sonrientesMuchas personas han leído o han visto El Señor de los Anillos. Está claro que el protagonista de la historía es Frodo. Él es el responsable del anillo, el encargado de lograr que el anillo llegue a su destino, de asegurar que nada le sucede, que no cae en malas manos, que a él, aunque le presione, le afecte y le tiente, no consigue doblegar su voluntad de llegar a donde ha decidido ir. Y Frodo está claro que es la madre, que es la responsable de ir con el bebé hasta el día del nacimiento en su vientre, de lograr que todo vaya bien hasta ese gran día del re-encuentro.

¿Qué hubiese sido de Frodo sin Sam? No sabemos qué hubiese sucedido. Está claro que Sam, por él mismo, no hubiese logrado llevar el anillo a su destino, que tan solo puede acompañar a Frodo. Y de la misma manera, el padre no puede hacer nada sin la madre. Es así, y es bueno aceptarlo y tenerlo presente, que Sam es alguien que no tiene el papel principal, y sin embargo es quien está allí, siempre, en todo momento para apoyar a su señor Frodo. En los buenos momentos él está allí para compartir. En los no tan buenos, él está allí para recordar el objetivo, y mostrar que la fortaleza de Frodo es admirable y que seguro que consigue el objetivo.

Ese es el papel del padre. Estar, siempre, apoyando a la madre, recordando que ella es fuerte, que puede, y que también puede tener momentos de duda, de bajada, momentos de debilidad, y que esos momentos pasan, y él está allí, aportando esa seguridad y tranquilidad desde una posición externa a la vez que conectada para ofrecer lo que la madre necesita. No lleva al bebé en el vientre, no es el protagonista, no consigue nada por si solo. Pero el padre es el que pude marcar la diferencia entre un camino con baches, o un camino en el que siempre los baches estén suavizados asegurando que el sendero está libre, despejado, alisado, y que se observa el re-encuentro con el bebé al final del mismo.

“Llegaré, aunque deje todo menos los huesos por camino. Y llevaré al señor Frodo a cuestas, aunque me rompa el lomo y el corazón.” –Sam en El retorno del rey.

“¿Cómo van a acabar bien? ¿Cómo volverá el mundo a ser lo que era después de tanta maldad como ha sufrido? Pero al final, todo es pasajero como esta sombra. Incluso la oscuridad se acaba para dar paso a un nuevo día. Y cuando el sol brilla, brilla más radiante aún, esas son las historias que llegan al corazón, porque tienen mucho sentido aún cuando eres demasiado pequeño para entenderlas. Pero creo, señor Frodo, que ya lo entiendo. Ahora lo entiendo. Los protagonistas de esas historias se rendirían si quisieran pero no lo hacen. Siguen adelante. Porque todos luchan por algo.” —Sam a Frodo cuando Frodo está agotado muy cerca del final.

“Me hace feliz que estés aquí conmigo. Aquí al final de todas las cosas, Sam.” —Frodo a Sam

Este relato se ha gestado, creciendo dentro de mí,  durante la formación de Facilitador de Hipno Parto®, en la que me he sentido en la piel de la madre, en la piel del padre, en la piel de quien acompaña en ese camino genial del embarazo y el nacimiento, y ha llegado el momento del nacimiento de este texto. Te invito a compartir las virtudes de HipnoParto® con todas las mujeres y parejas que estén en un proceso real de dar vida y deseen hacerlo desde una conciencia diferente y potenciadora. Para mi será un placer poder compartirlo.

papa-y-embarazo

Mis luces y mis sombras

Para mi  tener la posibilidad de tomar consciencia de mis luces y mis sombras, es el primer paso para poder responsabilizarme de encaminar mi vida hacia dónde deseo.

Todos tenemos nuestra parte luminosa, en forma de diferentes características de personalidad, de emocionalidad, energéticas, mentales, espirituales, etc…. que configuran una parte fundamental de nuestro ser. Esta parte es la que, en caso de conocerla, nos gusta mostrar al ser de la que nos sentimos orgullosos. Conocerla y mostrarla con naturalidad es bueno, si se hace de manera equilibrada, simplemente dejándola ver por que es parte de nosotros, evitando el “lucimiento” de nuestros focos positivos.

Y para cada foco positivo que tenemos, una sombra se crea tras esa luz. Y todos tenemos también esas sombras. El que se atreve también a conocer sus sombras, toma consciencia de ellas y las acepta como propias, tiene un grandísima oportunidad. Esta oportunidad nos habilita para gestionar esas partes sombrías, para minimizar sus efectos nocivos, en nosotros mismos y en nuestro entorno, y a mostrarlas al mundo con naturalidad junto con nuestras luces, pudiendo mostrarnos como un único ser, formado por todas nuestras partes.

Igual que el que está orgulloso de sus ojos y no de su cabello, puede aceptar que su físico es un todo, y peinarse de la mejor manera para mostrarse tal y como es al mundo, potenciando sus focos luminosos (en este caso, los ojos y la luz de su mirada) y aceptando su cabello y minimizando el efecto de la sombra, apartando los mechones del rostro para mostrar la mirada, pero sin dejar de ser un todo, igual que eso decía, que cada cual puede actuar para conocerse, tomar consciencia, aceptarse, y responsabilizarse de mostrarse siendo la mejor versión de uno mismo que puede ser.

Y en lo que se refiere a la luz en el camino de la vida, siempre hay luz, aún cuando nos encontremos en un momento en la sombra. Tan solo hay que observar, reconocer la procedencia de luz, y empezar a caminar hacia ella para conseguir verla. El camino es conocer de esa existencia de luz, que seguro que una parte está en el interior, y caminar hacia ella, consiguiendo estar iluminado aunque sea por momentos, aceptando que, de vez en cuando, algo hará que momentáneamente estemos en la sombra que nos permita ver que hay luz. Desde la luz la luz no se ve. Mira la luz, y muévete para conseguirla, y cuando estés en ella, no la mires, que no la verás, aprovecha el momento y siéntela.

 

Un abrazo lleno de luz para que cada cual lo gestione de la mejor manera!!!