Mis luces y mis sombras

Para mi  tener la posibilidad de tomar consciencia de mis luces y mis sombras, es el primer paso para poder responsabilizarme de encaminar mi vida hacia dónde deseo.

Todos tenemos nuestra parte luminosa, en forma de diferentes características de personalidad, de emocionalidad, energéticas, mentales, espirituales, etc…. que configuran una parte fundamental de nuestro ser. Esta parte es la que, en caso de conocerla, nos gusta mostrar al ser de la que nos sentimos orgullosos. Conocerla y mostrarla con naturalidad es bueno, si se hace de manera equilibrada, simplemente dejándola ver por que es parte de nosotros, evitando el “lucimiento” de nuestros focos positivos.

Y para cada foco positivo que tenemos, una sombra se crea tras esa luz. Y todos tenemos también esas sombras. El que se atreve también a conocer sus sombras, toma consciencia de ellas y las acepta como propias, tiene un grandísima oportunidad. Esta oportunidad nos habilita para gestionar esas partes sombrías, para minimizar sus efectos nocivos, en nosotros mismos y en nuestro entorno, y a mostrarlas al mundo con naturalidad junto con nuestras luces, pudiendo mostrarnos como un único ser, formado por todas nuestras partes.

Igual que el que está orgulloso de sus ojos y no de su cabello, puede aceptar que su físico es un todo, y peinarse de la mejor manera para mostrarse tal y como es al mundo, potenciando sus focos luminosos (en este caso, los ojos y la luz de su mirada) y aceptando su cabello y minimizando el efecto de la sombra, apartando los mechones del rostro para mostrar la mirada, pero sin dejar de ser un todo, igual que eso decía, que cada cual puede actuar para conocerse, tomar consciencia, aceptarse, y responsabilizarse de mostrarse siendo la mejor versión de uno mismo que puede ser.

Y en lo que se refiere a la luz en el camino de la vida, siempre hay luz, aún cuando nos encontremos en un momento en la sombra. Tan solo hay que observar, reconocer la procedencia de luz, y empezar a caminar hacia ella para conseguir verla. El camino es conocer de esa existencia de luz, que seguro que una parte está en el interior, y caminar hacia ella, consiguiendo estar iluminado aunque sea por momentos, aceptando que, de vez en cuando, algo hará que momentáneamente estemos en la sombra que nos permita ver que hay luz. Desde la luz la luz no se ve. Mira la luz, y muévete para conseguirla, y cuando estés en ella, no la mires, que no la verás, aprovecha el momento y siéntela.

 

Un abrazo lleno de luz para que cada cual lo gestione de la mejor manera!!!

Anuncios

3 comentarios el “Mis luces y mis sombras

  1. Lola dice:

    Estoy de acuerdo Oscar, es muy importante saber que más allá de la sombra se halla la luz, este matíz cambia las cosas, yo soy una persona solar conozco personas que le gustan las tormentas, la llúvia… a mi me fascinan los días de sol y me influyen a todos los niveles… hoy el día ha amanecido con un manto denso y grisáceo que abarcaba todo el cielo, ni tan solo un pequeño rayo de sol lo traspasaba, y mirando el cielo he puesto mi atención por encima de las nubes, ha sido como poder sentir el sol en todo su esplendor a pesar de no verlo, he sido consciente de que estaba, eso ha cambiado mi percepción y

  2. […] la voluntad del texto de Osho, y ligado también a un post que escribí hace ya algún tiempo “Mis luces y mis sombras”, he querido escribir sobre la importancia que tiene dar valor a lo que deseamos, enfocarnos en lo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s