Des-cargar y re-cargar

abrazo arbolEste fin de semana he estado realizando un intensivo como cierre del primer nivel de una formación. Y lo hemos hecho en un espacio fantástico, con un entorno natural precioso que lleva al título del post. El pueblo es Molló, totalmente inmerso en la naturaleza de los pirineos, y nos hemos alojado en el Hotel Can Calitxó, con un trato por parte del personal, tanto de recepción como de restaurante, a destacar por ser muy agradable.

Como parte de la formación, estuvimos el sábado por la mañana realizando unos ejercicios en el bosque, lo que nos permitió re-conectar con los árboles y con la naturaleza en general. Y esa re-conexión como adulto, es algo natural y que mi hijo, como niño, lleva de serie (y creo que todos lo llevamos al nacer). Si, mi hijo desde hace ya varios meses (tiene poco más de 2 años) se abraza a los árboles del parque por el que paseamos con nuestra perra, y también nos invita a mi mujer o a mi o sus abuelas a hacerlo.

Y tanto lo que de manera natural e intuitiva hace mi hijo, como lo que he realizado de un modo más adulto yo este fin de semana, nos facilita Des-cargar y Re-cargar. Así, el contacto con la naturaleza permite que nos descarguemos de los excesos de energía densa acumulada (especialmente en la ciudad totalmente aislados gracias al asfalto y hormigón), y que nos recarguemos de energía limpia y sanadora. Todos damos por válido que realizamos con los árboles un perfecto intercambio de oxigeno y dióxido de carbono mediante nuestras respiraciones y la fotosíntesis. Pero el intercambio es mucho mayor, ya que también intercambiamos energía a otros niveles.

Y ese intercambio lo percibimos todos, aunque no procesemos cognitivamente ese beneficio. Creo que no conozco a nadie que no se sienta bien tras una jornada en la naturaleza (hablo de jornada en condiciones normales, un paseo, treking suave, bicicleta, escalada, …. ). Es más, gran parte de mis clientes de procesos individuales han logrado mejoras de relaciones, de claridad mental, de capacidad de decisión, de fijación y logro de objetivos, etc… en parte gracias a incorporar en sus vidas un contacto mayor con la naturaleza.

Y es que ese contacto con la naturaleza (y en especial con los árboles) nos afecta a nivel energético, a nivel mental, a nivel hormonal, a nivel físico, si nos atrevemos a verlo, también a nivel espiritual y a todos los niveles. Todas las culturas antiguas han tenido integrada esa conexión con la madre naturaleza, y la necesidad de fluir con ella, de estar en  contacto dando y recibiendo, con respeto. Y nos fascina ver esa conexión en la película Avatar, o en Pocahontas, cuando es tan solo un reflejo de lo que ya es en nuestra realidad si lo permitimos.

Cada vez más personas dedican algún tiempo a cuidar un huerto urbano “alquilado” en la ciudad. Cada vez más personas están instalando su propio huerto en la terraza o el terrado de casa. Cada vez más personas encuentran la manera de volver a tener ese contacto de re-equilibrio.

¿Cuándo y cómo te permites esa conexión? ¿Eres consciente de cómo te beneficia? ¿Te dejas fluir o mantienes rigideces aprendidas para evitar el “qué dirán”?

Atrévete a cambiar!! Ahora!!! Ves al bosque y abrazo a los árboles, y si te es complicado ir con asiduidad, abraza el que tengas cerca, que hasta en la Av.Diagonal en Barcelona, o en el Paseo de la Castellana en Madrid, tienes opciones para hacerlo cada pocos metros. Y si ves a alguien en el centro de la ciudad en contacto con la naturaleza, piensa si quieres reírte o si en lo más profundo de ti lo que te apetece es atreverte a re-conectar.

Gracias por leer, comentar y compartir!!!

Anuncios

¿Mantenemos la conexión?

Esta es la pregunta que me surgió hace unos días, tras varias circunstancias de las que algunos hablan como casualidades y otros como causalidades. Sin importar la denominación que le de cada cual, pero sí el significado que para cada uno tienen los sucesos de la vida, la relación entre ellos y la manera de integrarlos, me gustaría plasmar lo que ha ido pasando por mí en los últimos días, de manera algo más ordenada a como lo ha procesado mi mente.

Estuve viendo con mi mujer fragmentos de las películas El rey León y Pocahontas, por que algo nos llevó a buscar escuchar las canciones de esos fragmentos. Yo era consciente que esas canciones me gustaban, pero no recordaba el mensaje que llevaban. Tras ver estos videos vi alguno más, y recordé la similitud entre Avatar y Pocahontas, comprendiendo qué es lo que realmente me emociona cada vez que veo estas películas.

Y ese es el tema, la conexión. Primero con uno mismo, que me surgió mientras, a la vez que pensaba en todo esto, leí varios artículos sobre la felicidad de las personas durante la meditación, sobre mindfulness, y otros métodos de tomar consciencia de uno mismo.  A esto se sumó una conversación con un gran amigo, que estaba afectado por la muerte de un amigo suyo, llevándome a recordar la conexión o desconexión con los amigos y familia. Y esto se sumó a lo que ya llevaba algunos días pensando sobre la conexión y relación con el resto de animales del planeta, con el resto de seres vivos, con los minerales y otros elementos que conforman este planeta. Y, finalmente, con algo más, algo que algunos denominarán inconsciente colectivo, otros Díos, otros naturaleza, otros energía universal, etc….

En definitiva, sea como sea, para yo sentirme pleno, tranquilo, confiado y feliz, puedo hacer algo tan simple como seguir estas conexiones (para mi en este orden aunque quizá no para todo el mundo deba ser el mismo) y sentir que la vida fluye dentro de mi, y desde y hacia algo superior a mi. Me conecto conmigo mismo, mis sentimientos y emociones, mi cuerpo, mi esencia, mis pensamientos. Luego conecto con mi mujer, con mis amigos, con mi familia y otras personas. Y más tarde presto atención a todo lo que conforma mi entorno, a ese “círculo de la vida”, a esa conciencia de que “no es mío todo lo que piso”, a esa “conexión-fusión entre dos seres” y ese “árbol al que todos y todo estamos conectados y a través del que todos compartimos sensaciones y emociones”.

Y esta conexión y relación con absolutamente todo, entendida como una conexión energética, ya sea viéndolo desde una mirada espiritual o analizando mediante la física cuántica, me lleva a saber que si, que mantenemos la conexión, y que cada vez más personas tomamos conciencia de que la mantenemos y deseamos vivirla plenamente.

Decido ser consciente de estar conectado, potenciar las conexiones y disfrutar de esa energía global.

Disfrutad la música, el mensaje, los colores…. y lo que os genere ver los vídeos.