Por fin es viernes!!

“Por fin es viernes”. Una de las frases más repetidas en este día de la semana. Y durante la semana se van repitiendo otras como…. “a ver cuando llega el viernes”, “que palo que todavía es martes”, y similares.

¿Qué es lo que lleva a pronunciar estas frases? ¿Que emoción hay detrás de cada vez que las repetimos? ¿Cómo estamos viviendo nuestras vidas para que tantas personas vivan lo que sucede de lunes a viernes como un suplicio?

Cada día está compuesto por un conjunto de momentos que se suceden, y muchos de estos momentos pueden ser agradables, tranquilos, emocionantes, etc… y en muchos casos los dejamos pasar, dejamos de disfrutarlos por “considerar” que hay algún momento de mayor relevancia que nos da el “derecho” a quejarnos y dejar de disfrutar.

Existen, bajo mi punto de vista, dos temas fundamentales a potenciar:

1) Dar a cada situación, persona, momento, la importancia que tiene. Y ese “tener importancia” depende del poder que le queremos otorgar. Si le doy a una discusión laboral  el poder de “impedir” disfrutar de un rato de juego con mis hijos, o de un rato en la piscina, o de un café con mi mujer…. la balanza está descompensada, básicamente por que en el platillo de lo que valoro como “agradable” o “positivo” estoy aplicando una fuerza “antigravitatoria” producida por el poder mental de mis pensamientos.

2) Estoy dedicando gran parte de mis horas a realizar acciones que son perjudiciales para mi. A veces parece que sean necesarias, y que no hay alternativas posibles. La buena noticia es que siempre hay opciones. Quizá algunas veces sea algo más complejo, más laborioso, requiera más energía, tiempo o esfuerzo, pero siempre se puede mejorar.

Cambiar cosas que no me gustan + aprovechar lo que si me gusta = mejorar de manera exponencial!!!

Qué tal si hacemos algo para conseguir decir:

Que bien, hoy es ….. un gran día!!!

¿Qué quieres poner en cada patillo de tu balanza?

Si quieres puedes. Y si quieres que te lo facilite, será un placer acompañarte en un trecho de tu camino.