La potencialidad de la bellota

Hoy he estado en un Open Brunch del P3Institute, y, entre otras cosas, me ha venido a la mente, tras unos cuantos comentarios, la siguiente frase:

“Todos somos bellotas que estamos cansados de ser comida para los cerdos, y queremos transformarnos en Robles”.

Está claro que el potencial está en cada persona, igual que cada bellota es un roble en potencia. Y esta es una de las presuposiciones tanto del coaching como de la PNL. Todos tenemos todo el potencial. La vida ha llevado a muchas personas, entre las que me incluyo, a ser una bellota, creer que ese era nuestro destino, nuestro máximo potencial, y que la máxima aspiración es ser comida para los mejores cerdos, pudiendo formar parte, algún día, del mejor jamón posible.

Y llega un día, muchas veces por una toma de conciencia y una evolución paulatina, y muchas otras por una experiencia traumática, como un accidente, una pérdida de un ser querido, un cambio laboral inesperado, etc… , que despertamos y vemos que tenemos la capacidad de transformarnos, si así lo deseamos, en un roble.

Y así es. Todas las personas tenemos esa potencialidad, y tan solo es necesario:

  • tener consciencia de esa potencialidad
  • desear realizar esa transformación, que incluye momentos de romper el molde en el que estamos, crecer sintiendo los estirones, y asumir que se debe dejar atrás algunas pieles
  • buscar los nutriente necesarios
  • asegurar que recibimos el equivalente al agua necesaria
  • buscar la luz necesaria que nos ayude en el crecimiento (el equivalente del sol)

Eso es lo que podemos ser cada uno de nosotros, y el coaching, como algunas otras actividades, puede colaborar a que quien desee transformarse en roble, lo consiga.

¿Y tu qué quieres ser?